Indícanos tus datos y buscaremos las mejores tarifas para ti.
Inicio » Las 5 coberturas más esenciales del seguro médico

Las 5 coberturas más esenciales del seguro médico

5 coberturas básicas del seguro sanitario

Contratar un seguro médico puede ser muy útil. Tener una buena cobertura sanitaria es indispensable y los seguros de salud privados ofrecen asistencia de calidad. Sin embargo, en el mercado hay muchas ofertas distintas, con coberturas y precios de pólizas muy dispares.

Si te estás planteando contratar un seguro de salud privado, lo normal es que tengas dudas en lo que a coberturas se refiere. ¿Qué necesidades básicas debería cubrir un seguro médico? ¿Tendré que incluir la cobertura de seguro dental? ¿Qué coberturas básicas suele tener un seguro sanitario?

Aquí te explicamos cuáles son las coberturas más esenciales de un seguro de salud para que no te falte de nada. Lo más recomendable es que empieces por estas coberturas y que después añadas lo que más se adapte a tus propias necesidades. Una gran parte de seguros de salud incluyen estas coberturas en sus modalidades más básicas y económicas. Antes de contratar el tuyo, asegúrate de que tienes acceso a los siguientes servicios. 

  1. Cobertura de atención primaria

La atención primaria es aquella que abarca las prácticas de medicina general, la que lleva a cabo nuestro médico de familia. La atención primaria es el tipo de servicio médico al que más accedemos. Es imprescindible que tu seguro de salud incluya esta cobertura, que es la más básica que existe. Si eres padre o madre de familia, lo importante en este punto es que tu seguro de salud también incluya pediatra de familia.

  1. Cobertura de atención especializada

La medicina especializada es la que entra en escena cuando la medicina general se queda corta. La atención especializada la proporcionan los médicos especialistas, personal médico especializado en su correspondiente área de la medicina. Son, por ejemplo, los ginecólogos, dermatólogos, alergólogos, neumólogos y un larguísimo etcétera.

Si tu seguro médico incluye esta cobertura, tendrás acceso ilimitado a todos los especialistas. Además, los seguros de salud privado suelen dar acceso a los especialistas sin tener que pasar antes por el médico de familia. De esta forma, se agiliza el proceso y podrás acceder más fácilmente al servicio sanitario que necesitas.

  1. Cobertura de pruebas diagnósticas

Aunque parezca evidente, no todos los seguros incluyen la ejecución de pruebas. Si, por ejemplo, te tuerces un tobillo, lo más probable es que tu médico te tenga que hacer una radiografía para comprobar que no haya fracturas. Si tu seguro no incluyese la cobertura de pruebas diagnósticas, tendrías cubierta la consulta médica, pero tendrías que pagar la radiografía.

Otras pruebas que se incluyen en esta cobertura son los análisis de sangre, electrocardiogramas, biopsias, escáneres, etc. Estas pruebas tienen unos precios bastante elevados y las tenemos que realizar con relativa frecuencia, así que es importante que tu seguro médico las incluya.

  1. Cobertura de hospitalización e intervenciones hospitalarias

La mayoría de veces que acudimos al médico, la asistencia consta de consulta y tratamiento. Pero también es muy posible que el tratamiento implique quedarse hospitalizado. Estos ingresos hospitalarios pueden ir desde quedarse una noche en observación hasta periodos más largos de tiempo. Una sola noche de ingreso hospitalario cuesta más de 145 euros. A eso hay que añadirle las comidas del día, que cuestan una media de 34 euros diarios. Si le sumamos gastos de pruebas diagnósticas o intervenciones quirúrgicas, la factura es considerable. Por eso es fundamental que tu seguro médico privado incluya la cobertura de hospitalización.

Los seguros sanitarios privados tienen también la opción de una segunda cama en las habitaciones de los pacientes. Si la incluyes, tendrás la opción de tener un acompañante que esté cómodo y en una habitación privada, sin compartirla con otros pacientes.

  1. Servicio de atención urgente, también en casa

Las urgencias son impredecibles y por eso siempre debes estar cubierto en este sentido. Que nunca hayas tenido una urgencia no quiere decir que nunca la vayas a tener.

Lo interesante de esta cobertura no es solo tener derecho a que te atiendan de urgencia en un centro médico, sino que también pueda acudir un médico a tu casa. La atención urgente a domicilio es realmente útil, ya que en muchas ocasiones no estamos en condiciones de acudir al centro médico por nosotros mismos.

También es importante que se incluyan en esta cobertura el servicio de ambulancias, que nos traslade a un centro médico cuanto antes y que ya se encarguen de atendernos durante el trayecto.

¿Son suficientes estas coberturas?

La mayoría de seguros médicos privados incluyen otras coberturas adicionales en sus modalidades más básicas. Estas coberturas adicionales pueden variar mucho. Lo importante a la hora de escoger es que tengas en cuenta tus propias necesidades personales, así como las de tu familia.

Algunas de las coberturas extra que incluyen los seguros en sus modalidades básicas son el seguro dental, la atención durante el embarazo y el parto, rehabilitaciones médicas o atención psicológica y psiquiátrica, entre otras.

Lo más recomendable a la hora de escoger un buen seguro médico es que hagas una comparación. De esta forma podrás ver fácilmente qué coberturas y precios tiene cada seguro sanitario, comparar y escoger el que mejor se adapte a ti.