Indícanos tus datos y buscaremos las mejores tarifas para ti.
Inicio » Tratamiento de alergias en seguros médicos

Tratamiento de alergias en seguros médicos

La mayoría de los seguros de salud cubren las pruebas de alergia, pero la consideran una enfermedad preexistente, por lo que es necesario comunicar que se parece antes de firmar la póliza.

Una alergia se produce cuando una persona reacciona a agentes que no suelen afectar a la mayoría, como el pelo de gato o el polen, por ejemplo. Picores, falta de aire, rinitis, moqueo o incluso urticaria son algunas de las reacciones físicas que se producen en el cuerpo de una persona con alergia cuando se encuentra ante un factor extremo.

Hay personas que nacen con algún tipo de alergia y otras que la desarrollan a lo largo de su vida, bien por factores ambientales, el tipo de alimentación o el estrés. E incluso hay personas que nacen o desarrollan una determinada alergia que finalmente desaparece con el paso de los años. Se calcula que solo en España hay 14 millones de personas que padecen alguna alergia, es decir, un 30% de la población, siendo más frecuente la alergia al polen o a las gramíneas.

Sea cual sea esta alergia, en cualquier caso, es mejor tenerla controlada y acudir con regularidad al especialista para que nos pida las pruebas necesarias o nos prescriba el tratamiento que la alergia requiera.

Las alergias en los seguros de salud

La mayoría de los seguros de salud consideran las alergias enfermedades preexistentes, por lo que es recomendable comunicar que se padece algún tipo de alergia cuando se vaya a cubrir el formulario que se presenta a la compañía antes de contratar el seguro. Esto es obligatorio para poder firmar la póliza, ya que si la aseguradora detecta en un futuro que el usuario ya padecía una patología y lo ocultó, podría encarecer la prima de forma unilateral o incluso cancelar la póliza.

Las pruebas de alergia en los seguros médicos

La mayoría de los seguros médicos cubren las pruebas de alergia. Estas pruebas suelen ser rápidas y sencillas. El alergólogo no solo se encargará de hacer las pruebas que considere necesarias, sino que también realizará preguntas para conocer las sensaciones del paciente al tener una reacción alérgica, con qué frecuencia aparece o si algún miembro de su familia padece algún tipo de alergia o intolerancia.

Una vez elaborado el historial clínico, se realizarán las pruebas específicas, que básicamente consisten en una combinación de análisis de sangre y test cutáneos. Estos últimos se realizan con unas pequeñas punciones en el antebrazo del paciente en las que se ponen unas gotas del alérgeno que se desea analizar. Tras esperar unos 20 minutos, si el resultado es positivo, la piel del paciente mostrará enrojecimiento en la zona indicada, y este sentirá picores.

La vacuna de la alergia en los seguros médicos

Cuando las reacciones alérgicas son muy molestas, quizás sea necesario recurrir a una vacuna, y aquí suele surgir la duda de si la cubre el seguro de salud o no. Lo cierto es que ningún seguro médico privado cubre las vacunas, por lo tanto, el asegurado deberá abonar el importe correspondiente en el caso de desear vacunarse.